Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Sábado , Mayo 27 2017
Home / SALUD Y NUTRICION / 10 cosas que nunca debes hacerle ni dejar que tu pareja le haga a tu vagina, son muy peligrosas.

10 cosas que nunca debes hacerle ni dejar que tu pareja le haga a tu vagina, son muy peligrosas.

1Las mujeres deben conocer que en su entorno hay diversas  enfermedades que  amenazan su salud.

Una de las partes que más deben cuidar, por ser más delicada, es la zona íntima. Por tal motivo,  la mujer debe cuidar su vagina todo el tiempo, es decir si quiere estar excepta  de infecciones o dolencias.

Aparte hay cosas que pueden hacerse pero no deben practicarlas, porque es un riesgo perjudicial para su cuerpo, y mucho más si hablamos de tu zona íntima.

En esta acotación conocerás algunas cosas que tú puedes estar realizándote, pero que pueden ser una amenaza perniciosa para tu parte íntima y salud en general.

Estas son 10 Cosas Que Nunca Debes Hacerle Ni Dejar Que Tu Pareja Le Haga A Tu Vagina, Son Muy Peligrosas

  1. Ducharte

Se entiende que quieras mantener todo tu cuerpo limpio y sin malos olores, pero debes tener presente que el exceso de limpieza no le hace nada bien a tu vagina.

Algunas mujeres gustan de duchas vaginales para asear sus partes íntimas, siendo esto totalmente innecesario.

De hecho, puede resultar bastante peligroso porque eso puede causar un desequilibrio horrible de las bacterias típicas. Algunos ginecólogos culpan a este hábito por la inflamación pélvica y la vaginosis bacteriana.

Lo mejor que puedes hacer para mantener tu vagina limpia es lavarla con agua y jabón con pH neutro durante tu baño. A continuación, seca con una toalla de algodón limpia, sin hacer demasiada fricción ni restregar.

  1. Meterte objetos.     

Ni por broma, ni curiosidad te metas objetos de vidrio o de plástico en tu zona como como el móvil, bolígrafos, frutas o latas de coca cola, peor dejar que otros te introduzcan. Si tanto es el gusto de meterte objetos, elude los de plástico y los de vidrio, más bien utiliza los de acero inoxidable.

Tanto los objetos como juguetes deben ser previamente desinfectados y no introducir lo que está a tu alcance.

Nunca insertes objetos extraños, alimentos o algún dispositivo no hecho para ese fin dentro de ella.

  1. Utilizar los dedos.

Como sabrás los dedos son parte de la mano y por lo general  siempre están expuestos a cualquier suciedad o contagio. Si introduces tus dedos o dejas que alguien los haga estas ingresando impurezas y bacterias a tu organismo.

Tomando en cuenta que las uñas pueden estar llena de microbios que no puedes observarlos a simple vista, además si estas no están cortadas y limadas pueden causarte daños a las paredes vaginales.

Además no es recomendable utilizar sirope de chocolate y crema chantilly o productos similares, sobre todo en la parte interna.

Cualquier cosa que contenga azúcar puede cambiar las bacterias y las proporciones de levaduras y pueden causar infecciones. Esas sustancias también pueden ser irritantes para la piel vaginal.

Si deseas incorporar juegos con nuevos sabores busca productos pensados en ello.

  1. Teñirse

Ya sé que está muy de moda eso de teñirse el vello púbico y depilarlo, pero déjame decirte que ambas cosas son malísimas y más si no se tienen los cuidados y no se utilizan los productos necesarios.

 

Utilizar tinte para cabello en esta zona es súper dañino ya que no es lo mismo el cuero cabelludo que la zona del pubis. Además, si el tinte llegase a entrar en contacto con tu vagina puedes sufrir ardor, mucho dolor y quemaduras.

  1. Utilizar cremas o pastas como lubricantes

La vaselina y cualquier otro tipo de productos de petróleos puede ser realmente una forma de infección. Si quieres usar lubricante, necesitas un aceite de alta calidad con pH neutro.

No te hará nada bien usar productos improvisados como mantequillas o aceites de cocina, porque existe la probabilidad de que te causen quemaduras y alteren tu pH natural.

  1. Piercing

Nunca utilices en tu zona intima objetos que tengan tendencia a contaminarte con alguna infección. Estos son muy peligrosos porque adhieren inmundicia con facilidad.

El piercing genital puede dañar los vasos sanguíneos e incluso afectar a los nervios de la zona, tanto en el hombre como en la mujer. En general, los piercings pueden producir hemorragias e infecciones

Por lo general, también existe el riesgo de que al realizar el piercing genital con herramientas mal esterilizadas se transmitan enfermedades infecciosas.

  1. Tatuarte

Sin comentarios… Jamás se te ocurra tatuarte esta zona tan delicada, ni siquiera uno temporal; ya que los químicos que tiene la tinta son malísimos y pueden inflamar la zona vaginal.

  1. Limpiarte

Es fundamental para la higiene íntima femenina secarse después de orinar. El limpiarse incorrectamente es la causa más común de infecciones.

El ano, al estar muy cerca de la vagina, puede transportar bacterias de un lado a otro, instalándose en la mucosa vaginal que es muy sensible a contaminaciones.

La forma correcta de limpiarse después de orinar o defecar es de la vagina hacia el ano, es decir, de adelante hacia atrás.

  1. Utilizar ropa interior ajena

Quizá de repente te fuiste de paseo con tus amigas y te olvidaste de llevar tus prendas íntimas, no uses ninguna que no sea tuya. Tú no  sabes si la chica que te presta sus interiores está bien de salud. Más bien no te pongas nada.

La ropa interior se encuentra en contacto permanente con los genitales, de ahí que cuando por una razón, se presta dicha prenda íntima a alguien más, se corre el riesgo de contraer alguna enfermedad propia de las partes nobles e incluso cabe la posibilidad de contagiar a alguien con una infección desconocida para el portador.

  1. Usar protectores diarios todos los días

Estos productos fueron creados para absorber las secreciones que normalmente salen por el canal vaginal al principio y al final de cada menstruación. Usar esta clase de absorbente todos los días puede perjudicar la salud íntima porque deja esta región más caliente y húmeda.

El resultado es que transforma tu zona sur en el medio perfecto de cultivo de bacterias. Esto favorece la aparición de infecciones vaginales y el aumento de flujo vaginal.

Si eres una usuaria regular de esta clase de productos te recomendamos disminuir su uso o cambiarlos con mayor frecuencia. Lo ideal es hacerlo cada cuatro horas.

Que le agregarías a la lista, déjanos en los comentarios.